Ayelen Paez
El ciberbullying se manifiesta a través de:

E-mails y mensajes instantáneos vejatorios: Se convierten en una herramienta de rápida difusión y recepción (para la víctima), a través de la cual desvalorizarla, insultarla o incluso amenazarla
Denigración: Supone el envío de crueles rumores o chismorreos sobre una persona para herir su reputación o amistades
Robo de la personalidad: Sucede cuando el agresor entra en la cuenta de alguien, se hace pasar por la víctima y manda mensajes de mal gusto a otras personasimages_(7).jpg
Mensajes de texto (SMS) y Mensajes Multimedia (MMS): Junto a Internet, el móvil está siendo utilizado como una herramienta principal en las dinámicas de ciberbullying. Además, el uso del móvil permite que el acosador pueda estar en constante contacto con la víctima, y hacer de sus días algo largamente insoportable.
Grabaciones de sonido e imagen: Los potentes móviles actuales, incorporan cámaras de alta resolución y grabadoras de sonidos que, al igual que en caso anterior, se convierten en una técnica perfecta para grabar y posteriormente subir a la red, una paliza entre compañeros, insultos, amenazas y demás hechos vejatorios, con una difusión muy amplia entre la juventud.
Páginas Web y Blogs: No sólo las páginas webs suponen un espacio por desgracia demasiado abierto y libre para que los agresores escriban o suban imágenes o vídeos con contenido dañino para las víctimas, sino que además, los blogs permiten al usuario tener su propia “página” personal, en la que aprovechar para incluir texto, imágenes o grabaciones que resaltan aún más su personalidad ya definida por la violencia y la agresión hacia otros.
Redes sociales –Facebook, Tuenti-: He aquí una de los espacios más grandiosamente preferidos por los ciberagresores para dar a conocer sus inmundicias frente a la víctima. Ambas redes sociales han logrado ser no sólo un espacio de intercambio de comentarios de fotos, sino un lugar para llevar a cabo el acoso libre hacia una persona/s determinada. Además con la facilidad de expansión de los comentarios entre gente conocida y no conocida, puede suponer un golpe muy duro para la víctima, por el hecho incluso, como los casos que se suceden reales, de ser señaladas y humilladas en la calle por gente que no conocen o recibir comentarios en estas redes de personas fuera de su círculo de amistades.